Páginas visitas en total

son las....

Libros



CREPÚSCULO(un amor imposible)

La protagonista de la historia es Isabella Marie Swan, una joven de diecisiete años que se muda a ForksWashington, después de que su madre se vuelve a casar con Phil, jugador de béisbol, que es su nuevo padrastro; y debido al trabajo de éste viaja constantemente, por lo cual Bella decide vivir con Charlie, su padre, para que así su madre pueda viajar al lado de Phil. En el colegio conoce a Eric, Mike, Tyler, Jessica y Ángela, que se convierten en sus nuevos amigos.
En su primer día de clases Bella ve a cinco estudiantes que le llaman la atención por su belleza y su palidez. Se sientan alejados de todo el mundo, tienen apenas relación con el resto de estudiantes. Son los hermanos Cullen; Edward, Emmett, Jasper, Alice y Rosalie. En realidad no son hermanos biológicos, sino que todos fueron adoptados por el doctor Carlisle Cullen y su esposa, Esme Cullen.
Entre ellos, Edward es quien capta rápidamente la atención de Bella. Su atención va en aumento, hasta alcanzar su máximo punto cuando descubre que Edward posee una gran fuerza y velocidad, ya que cuando Bella está a punto de morir aplastada por un coche, conducido por Tyler, Edward le salva la vida apareciendo junto a ella con una rapidez sobrenatural y parando el coche con la mano, siendo que Edward estaba en su coche a varios metros de distancia. Este incidente la lleva a sospechar de Edward, ya que no puede creer que alguien “humano” pueda ser capaz de hacer algo así.
Un día sus amigos la invitan a la playa de La Push, y ésta decide ir. En la playa, Bella conoce un poco más a Jacob Black, el hijo del mejor amigo de su padre. Pero cuando menciona que Edward no pudo ir con ella; Sam, amigo de Jacob, dice que los Cullen no iban para la zona de La Push, y ella quedó muy interesada porque le pareció que Sam dijo que los Cullen tenían "prohibido" el ingreso a La Push. Por esto decide persuadir a Jacob para que le cuente la historia. Bella queda intrigada, ya que Jacob le cuenta una leyenda acerca de "los fríos", donde los Cullen habían sido los mismos vampiros que firmaron un tratado con su tatarabuelo, hacía más de 50 años.
Finalmente, uniendo todos sus indicios: fuerza sobrenatural, rapidez, el hecho de que no se exponían al sol. Bella saca la conclusión de que Edward es un vampiro.
Entre ellos surge un romance dificultoso ya que Edward es un peligro para Bella, pero él no quiere apartarse de ella y ella tampoco se quiere alejar de él, ya que su amor es más fuerte que el deseo de Edward de saciar su sed y morderla para beber su sangre, que para él era mucho más atrayente que cualquier otra cosa en todo el mundo.
Edward invita a Bella a conocer a su familia, y también a ir a ver cómo juegan al béisbol, juego que disfrutan en especial cuando hay tormenta, pero mientras están jugando aparecen tres vampiros: James, Laurent y Victoria. James es un rastreador, la caza es su obsesión y decide ir a caza por Bella, pese de la defensa entablada por Carlisle y Edward.
Edward trata de protegerla escondiéndola y toda su familia trata de ahuyentar al cazador. Bella vuelve a Phoenix huyendo y haciendo creer a su padre que no quiere pasar el resto de su vida en un pueblo como Forks. Es así como Bella parte en un coche con Jasper y Alice, mientras Edward se queda en Forks para no levantar sospechas. James acaba encontrándolos y engaña a Bella para que vaya a una escuela de ballet a la que fue durante su niñez. La amenaza con matar a su madre, haciéndola creer que la ha raptado, si no se reúne con él a solas.
Bella se escapa de quienes le protegen, arriesgando la vida por su madre y se encuentra que todo ha sido un engaño. Está a solas con James y él pretende matarla. Empieza a golpearla y llega a morderle en la muñeca. Llega un punto en que queda inconsciente y sueña que hay un ángel a su alrededor, cuando en realidad es Edward, que ha llegado a la escena con su familia. El doctor Cullen empieza a curar a Bella y Edward se ve obligado a sacarle la ponzoña de su cuerpo para que ella no se convierta en vampiro.
Bella despierta días después en un hospital, acompañada por su madre y Edward. Este último le dice que deberían permanecer alejados el uno del otro porque es peligroso para ella, pero ninguno de los dos puede estar sin el otro.
Al final del libro, Edward lleva a Bella al baile de fin de curso y allí discuten sobre la inmortalidad de la joven.




LUNA NUEVA

El libro comienza con el cumpleaños número dieciocho de Bella (13 de septiembre), en la fiesta que organizan los Cullen para ella, Bella se corta abriendo un regalo. Jasper, el miembro más reciente de la familia, que ha estado alejado de la sangre humana menos tiempo que el resto de la familia, pierde el control al oler su sangre, pero Edward protege a Bella empujandola contra un mueble, y provocando así que ella se corte con unos cristales, al oler la sangre de Bella toda la familia Cullen, excepto Carlisle, intenta atacarla. Al final todo se calma.
Tres días más tarde, Edward le dice a Bella que no la ama y que nunca más la volverá a ver, que él y su familia se marchan de Forks. La decisión de Edward le rompe el corazón a Bella y la postra en una profunda depresión. Durante cuatro meses Bella no encuentra consuelo alguno, pero un día tras ponerse en peligro imagina escuchar a Edward y tras eso decide comprar unas motos estropeadas para ponerse en riesgo y volver a ver a Edward. Para arreglar las motos le pide ayuda a su amigo Jacob Black,quien esta enamorado de ella. El le ayuda a salir de su depresion y se convierte en su "sol". Durante el transcurso de la novela, Bella descubre que Jacob es un licántropo (hombre lobo), enemigo natural de los vampiros.
Pero al parecer las cosas no pueden ir bien para Bella, ya que Victoria, ansiosa de venganza por James, la quiere matar.
Bella, tras haber visto un día cómo los quileutes (los chicos de la Push y amigos de Jacob) practicaban salto del acantilado, decide practicarlo ella también y así poder oir a Edward. Pero ella queda atrapada en las corrientes marítimas, a punto de morir ahogada, pero es salvada por Jacob.
Alice vio a Bella saltando del acantilado y pensó que se estaba suicidando, pero ella no pudo ver que Jacob la había rescatado, ya que en sus visiones no podía ver a los licántropos. Alice le cuenta a Rosalie lo que vio y decide marcharse a Forks para consolar a Charlie, el padre de Bella.
Al llegar se encuentra con que Bella está bien. Paralelamente Rosalie le cuenta a Edward que Bella había saltado del acantilado. Edward llama a casa de Bella y lo atiende Jacob, quien piensa que es Carlisle, quien pregunta por Charlie. Jacob responde que estaba organizando un funeral, refiriendose al funeral de Harry, un amigo de la familia Swan. Edward malinterpreta la respuesta de Jacob, y decide ir a Italia a pedir a los Volturis que lo maten. Los Volturi se niegan, ya que quieren que Edward forme parte de su clan, pero el sigue empecinado con morir, por lo que busca la forma de provocarlos dejandose ver al sol.
Bella viaja a Italia con Alice y consigue detener a Edward justo a tiempo, pero los guardias de los Volturi los encuentran y se los llevan dentro de su castillo. Los Volturi advierten a Alice y Edward que deben transformar a Bella, porque esta sabe su secreto. Luego regresan a Forks, donde Edward le confiesa a Bella que nunca la ha dejado de amar. Ella le pide que la transforme en vampiro, pero el no acepta. Luego, Edward le pide matrimonio.

ECLIPSE

La historia comienza con Bella leyendo la carta de Jacob, en donde es capaz de percibir el enorme dolor y sufrimiento que Jacob pasa por su causa, sin embargo su atención se centra más bien en el extraño comportamiento de su padre Charlie quien le levanta el castigo, con la condición de arreglar su relación con Jacob, además de estar aún en desacuerdo con la relación de Edward y Bella.
Bella continúa su relación con Edward haciendo caso omiso a las opiniones de los demás. Un día en el colegio, Bella se da cuenta de que Alice tiene una visión, pero al preguntar por ella a Edward, éste cambia de tema haciendo mención a los pasajes a Florida que le habían regalado Esme y Carlisle y sugieriendo a Bella utilizarlos, a lo que Bella no acepta.
Esa misma noche después de una cena en la casa de Bella, Edward le menciona a Charlie sobre el viaje a Florida para visitar a la madre de Bella, lo que en un principio irrita a Charlie, aunque al final le da permiso a Bella forzosamente. Al día siguiente, en el hogar de Charlie, Edward y Bella inexplicablemente se besan de una manera más apasionante e intima, hecho que los deja a ambos con un extraño sabor de boca, e incluso Charlie llegó a sospechar que Bella había dejado de ser virgen y le hace una charla sobre sexo, obligando a Bella a decir que aún es virgen. Momentos después Bella se entera de parte de Charlie que Jacob no sigue bien y Bella trata de ver a Jacob a escondidas; sin embargo cuando ésta intenta hacerlo, es rápidamente frenada por Edward, quien se había enterado de sus intenciones usando a Alice. Bella furiosa regresa a su hogar.
Bella y Edward viajan a Jacksonville el fin de semana teniendo una agradable visita con Reneé, quien es capaz de detectar los enormes sentimientos de Edward por Bella. Una vez que ambos llegan al hogar de Bella, ambos se enteran de que Jacob había tratado de llamar a Bella, y cuando Jacob establece contacto con Bella, éste se limita a hacerle determinadas preguntas y cuelga, dejando desconcertada a Bella.
Al día siguiente, Edward y Bella no son bien recibidos en el colegio por Jacob, quien comienza a tener una muy tensa conversación con Edward, de la cual Bella no entiende nada. Hasta que entre clases Edward le confirma que el sábado se desató una persecución por Victoria, y durante su escape hubo una terrible confusión entre las barreras de los Cullen y los licántropos.
Durante uno de los días de trabajo rutinarios de Bella, ésta recuerda a Jacob y cuando se da cuenta de que tiene el día casi libre, aprovecha que los Cullen se encontraban de cacería y visita a Jacob, con quien pasa un buen tiempo y lo pone al corriente de todo lo que pasó en Italia. Sin embargo, Bella se da cuenta también de que Jacob por más que se esfuerza no puede respetar a los Cullen y Bella prosigue a marcharse, ignorando los relatos de Jacob, como el fenómeno de la imprimación y la trágica historia de Sam.
Más tarde, Bella ayuda a Angela con sus invitaciones y finalmente regresa a su hogar en donde tiene una pequeña pelea con Edward, quien le advierte sobre seguir viendo a los licántropos; pero ambos logran reconciliarse y Bella es forzada a asistir a una fiesta de pijamas femenina con los Cullen.
Bella completamente sofocada por el poco espacio que Edward le da con la fiesta de pijamas, es sorprendentemente visitada por Rosalie, quien le cuenta el desafortunado desenlace que tomó su vida al convertirse en una vampiresa, con la intención de salvar a Bella de la vida como un vampiro. Al día siguiente en el colegio, Jacob aparece para rescatar a Bella de su “prisión” al estilo Cullen. Y ambos comienzan a pasar buenos ratos, pero Bella se molesta cuando Jacob desaprueba sus planes de convertirse en un vampiro, y Bella regresa desanimada a su hogar a pasar esta vez tiempo con Edward.
Al regresar de la estancia en la casa de los Cullen, Bella se da cuenta de que falta ropa en su cuarto, aunque supone que fue Alice quien se la llevó. Al llegar Edward a la casa de Bella huele un olor a vampiro desconocido. Tomando esas pistas y las muertes que han ocurrido alrededor de Forks, se dan cuenta de que Victoria ha creado un ejército de neófitos para atacar a los Cullen y así poder matar a Bella.
En la fiesta de graduación de Bella llegan inesperadamente los lobos y, al enterarse de los acontecimientos, forman una alianza entre vampiros y lobos. Bella se plantea el convertirse en vampiro para poder ayudar, aunque finalmente no lo hace. Los Cullen se dan cuenta de que los Volturi se van a enterar del ejército de neófitos, pero Alice no puede ver nada por que los lobos están involucrados a ellos. Cuando Alice finalmente puede ver el futuro, alerta a todos de que el ejército de Victoria no tardará en llegar. Bella, Edward, Jacob y Seth acampan en un lugar apartado del prado donde se produciría la lucha para proteger a Bella. Jacob le dice a Bella que a lo mejor no vuelve nunca de la pelea con los neófitos, y Bella al darse cuenta de lo que pretende, le dice a Jacob: "Bésame, bésame Jacob y luego regresa." Cuando la humana y el licántropo se besan, Bella se da cuenta de que ama a Jacob, pero que nunca lo podrá amar tanto como ama a Edward. Cuando se produce el enfrentamiento, Victoria logra localizar a Bella y aparece en su escondite junto con el neófito Riley. Edward se enfrenta a Victoria y Seth hace lo mismo con Riley (Jacob había marchado a la otra lucha). Edward y Seth vencen y regresan al prado a encontrarse con los Volturi, los cuales se marchan recordando antes la próxima transformación de Bella. Luego, Bella y Edward, acuerdan dejar los preparativos de su matrimonio en manos de Alice, y deciden ir a decirselo a Charlie. La historia continua en Amanecer (Breaking Dawn)


AMANECER



Parte I
Bella
Esta novela comienza con la nueva vida de Bella Swan como mujer comprometida con Edward Cullen. La primera parte de la novela es narrada por Bella y se centra en la organización de los planes de boda de Bella y Edward, los cuales son llevados felizmente a cabo por Alice. Los asistentes a la boda fueron: la familia Cullen (Carlisle CullenEsme CullenEmmett CullenRosalie Hale y Jasper Hale), los padres de Bella (Charlie Swan y su madre Reneé), los compañeros del instituto en el cual asistían Bella y Edward, el clan de vampiros de Denali, a excepción de Irina, amigos de los Cullen, Seth Clearwater, la madre de éste, Billy Black y el mejor amigo de Bella, Jacob Black.
Después de la boda, Edward y Bella celebran su luna de miel en Isla Esme, una pequeña isla paradisíaca ubicada en Brasil, que Carlisle Cullen le regaló a su esposa, en uno de los tantos matrimonios que han celebrando ambos durante el transcurso de sus vidas inmortales. En su estancia en Isla Esme, Bella por fin logra tener relaciones sexuales con Edward, pero conllevando a que Bella terminara algo herida, con hematomas y desgarros debido a la increíble fuerza de Edward. El vampiro promete no volver a acostarse con Bella por miedo de lastimarla otra vez, y le pone como condición que volverán a intentarlo una vez que Bella sea transformada en vampiro. Durante el transcurso de la luna de miel, Bella siguió insistiendo en intimar con Edward, aludiendo que se despreocupara de los daños, debido a que ella siempre confiaría en él. Bella seduce a Edward y vuelven a hacerlo de nuevo dos veces. Con el transcurso del tiempo, Bella se da cuenta de que está embarazada, debido a los diversos mareos y vómitos que tenía en la isla. Ambos regresan a Forks, donde Carlisle Cullen puede atender a Bella durante este extraño embarazo.
Tras hablar con el patriarca de los Cullen, el miedo de Bella es confirmado. Bella ya tiene más de dos semanas de embarazo y, para desgracia de todos, éste embarazo se va desarrollando de una manera peligrosamente rápida, haciendo que la criatura que incubaba Bella absorbiera todas sus fuerzas dejándola en un estado famélico. En un giro del destino, Bella se encuentra bajo el halo protector de Rosalie Hale, la rubia vampiresa que desde un principio no estuvo muy a gusto con la presencia de Bella dentro de la familia, pero que con este nuevo acontecimiento trata de lograr su deseo de ser madre.
Parte II
Jacob
Jacob Black narra la segunda parte de la novela que trata sobre el embarazo de Bella y el nacimiento del bebé. Esta segunda parte es narrada de una manera algo violenta debido a la mente y comportamiento del licántropo y sus sentimientos, acerca del bebé y que Bella se casó con Edward. La manada de hombres lobo, que desconoce los peligros que éste niño puede entrañar, traza un plan para destruirlo aunque supone matar a Bella para llevarlo a cabo y así proteger al pueblo de Forks. Jacob no está de acuerdo y se subleva, abandonando así la manada y creando la suya propia con Seth Clearwater, a la que al poco tiempo se le une Leah Clearwater. Por su parte, Edward descubre que puede leer los pensamientos del bebé, el cual quiere a Bella, dándose cuenta que quiere a su hijo y descartando así la idea del aborto. Bella da a luz a penas un mes después de haberse quedado embarazada.
Al hacerlo, se le rompen un gran número de huesos y pierde una gran cantidad de sangre así que, para salvar su vida, Edward le inyecta su ponzoña directamente en el corazón con una aguja de plata, así que el licántropo no se da cuenta de como es la ponzoña del vampiro, eso lo hace para que así sea más rápido y no muera, de esta forma la transforma en vampiro. Jacob, presente durante el alumbramiento, se imprima inmediatamente de la hija recién nacida de Bella, Renesmee (a la que él apodará Nessie). La razón de que Jacob y Renesmeé se lleven tan bien, es debido a que Jacob la ha imprimado, es decir, que la ama más de lo que se puede amar a cualquier persona.
Parte III
Bella
La última parte del libro retorna a la perspectiva de Bella, que ha sido convertida en vampiro y disfruta de su nueva vida. En el cumpleaños de Bella, Alice le regala a Bella y a Edward una cabaña en la cual ellos empiezan a vivir y a tener su propia privacidad, Edward le enseña a cazar a Bella quien descubre que tiene mucho autocontrol como si fuera un vampiro ya maduro, así la familia cree que ese es su poder. Sin embargo, mientras Bella, Jacob y Renesmee están de caza se encuentran con Irina, del clan Denali, que confunde a Renesmee con una "niña inmortal" (un niño que ha sido convertido en vampiro antes de ser suficientemente mayor como para poder responsabilizarse de sus acciones). Irina acude a los Volturi, pues ellos habían prohibido la creación y protección de esta clase de niños, y éstos deciden destruir a Renesmee.
Alice al ver esto se va de la familia por un buen rato pues sabe que vienen todos los miembros de los Volturi incluyendo a Aro, Cayo y Marco con sus esposas, y vienen a pelear y reclutar a los que tienen poderes. Para intentar salvarla, los Cullen reúnen a vampiros de todo el mundo que puedan ser testigos y probar a los Volturi que Renesmee no es una niña inmortal. Los aquelarres convocados fueron: el aquelarre de las Amazonas (Kachiri, Senna y Zafrina), el aquelarre de Denali (Eleazar, Carmen, Kate y Tanya), el aquelarre egipcio (Amún, Kebi, Benjamin y Tia), el aquelarre irlandés (Maggie, Siobhan y Liam) y después se les unen el aquelarre de los rumanos, Stefan y Vladimir, que vienen por su cuenta; nómadas norteamericanos (Garret, Mary, Randall, Peter y Charlotte) y finalmente los nómadas europeos: Alistair.
Mientras se reúnen a los aliados y a los testigos de los Cullen, Eleazar descubre que Bella tiene el don de formar un escudo contra los poderes mentales y que ella lo puede extender para proteger a otros, así empieza a practicar con Zafrina y cuando llega el día los Volturi tratan de encontrar una excusa para pelear. Cuando ya lo van a hacer, Jane le lanza su don a Carlisle y, al no hacerle nada por el escudo que formó Bella, estos empiezan a tenerles miedo a ellos pues los superan en número (con los licántropos), así que los Volturi descubren que han sido mal informados e inmediatamente ejecutan a Irina por su error. Aunque también descubren que la manada no son licantropos sino metamorfos(personas que se pueden transformar en animales).
Sin embargo, siguen indecisos en lo que respecta a Renesmee pues no saben si puede ser una amenaza para la existencia secreta de los vampiros. En ese momento, Alice y Jasper, que se habían marchado antes de la confrontación, regresan con Nahuel, un mapuche que tiene 150 años y que, como Renesmee, es mitad vampiro, mitad humano. Él demuestra que esta especie no es una amenaza y los Vulturis se marchan puesto que saben que no les queda ninguna razón para destruir a Renesmee y temen a Bella por su don que hace invulnerable a su familia de los poderes de los Volturi. Al volver a casa de los Cullen, Nahuel se le queda viendo a Bella, esta se preocupa, pero Edward le comenta que no esta molesto con Bella, sino que con su padre, que no pudo haber transformado a su mama como lo hizo Edward con Bella. Al llegar ala cabaña, Bella le muestra a Edward sus pensamientos por un momento. Bella, Edward y Renesmee pueden así volver a casa y retomar sus vidas en paz y son felices para toda la eternidad.